¿Es bueno o malo usar chupete para el bebé?

La decisión de usar chupete con los bebés es un tema que historicamente ha generado controversias.

Usar chupete satisface uno de los instintos básicos del bebé durante sus primeros meses de vida, el reflejo de succión. Este es el motivo por el cual vemos a muchos recién nacidos que se chupan los dedos pues les provoca un efecto placentero y de calma.

Como explica la propia Asociación Española de Pediatría (AEP) en un documento sobre Uso del chupete y lactancia materna, el chupete «calma el llanto del bebé, ayuda a conciliar el sueño y reduce el estrés y el dolor, situaciones que provocan preocupación y ansiedad en los padres». No es casual que la palabra en inglés para denominar a este adminículo sea pacifier, algo así como «pacificador».

Cuándo ofrecer el chupete a los bebés

¿A partir de cuándo dar chupete al niño? En este sentido, la AEP es taxativa: se debe evitar durante los primeros días de vida en los recién nacidos amamantados. La razón es, como la forma de succionar el chupete es diferente a la de succionar el pecho: el uso del primero «hace más difícil que el bebé aprenda a mamar de forma eficaz».

Al bebé le cuesta más agarrarse al pezón, lo cual tiene dos consecuencias negativas: que no obtenga toda la leche que necesita (y que, por ende, no gane peso o incluso lo pierda) y que los pezones se agrieten, causando dolor.

¿A que edad hay que dejar de usar el chupete?

A los dos años. Entre los 24 y los 36 meses. Pero no siempre es así. Algunos niños continuarán haciendo uso del chupete más allá de los 36 meses sin que ello revele un problema de fondo o tenga que suponer un futuro problema.

Si no quiere dejarlo, ¿es un problema?

Algunos necesitan succionar durante más tiempo y otros durante menos. ¿Cómo diferenciar cuándo hay un problema? Si el niño utiliza su chupete en momentos determinados, por ejemplo, para alcanzar el sueño o para hacer frente a situaciones que le causan estrés, no hay ningún problema. Ni siquiera aunque esté a punto de cumplir tres años.

Así utilizado no perjudicará sus dientes (que es una de nuestras grandes preocupaciones) y es una conducta perfectamente normal que tiende a extinguirse sola. El problema en realidad no es el chupete, sino la forma de usarlo.

Consejos para dejar el chupete

Según la edad de tu hijo, consulta estos consejos para que deje el chupete:

  • Lactantes. Abrazar, mecer, cantar, poner música suave o masajear al bebé pueden ser alternativas muy efectivas en vez del chupete.
  • Primeros 2 años. Actividades, juguetes u otros objetos de afecto pueden ayudar a distraer al niño del deseo de tener el chupete.
  • Niños a partir de los 2 años. Considera la opción de llegar a un trato con tu hijo, por ejemplo cambiando el chupete por un libro o un juguete, o explícale un cuento que le ayude a comprender la necesidad de dejarlo. Quizá tu dentista pueda participar en el proceso de abandono del chupete explicándole los riesgos que tiene el chupete para su boca.

¿El chupete es compatible con la lactancia materna?

Un artículo publicado en la revista especializada ‘Anales de Pediatría’, apunta que muchos estudios han hallado una asociación entre usar chupete y una menor duración de la lactancia materna.

Esto ha sido atribuido a tres factores diferentes.

  • 1️⃣ En primer lugar, el hecho de que «al satisfacer la necesidad de succión con el chupete, disminuye el estímulo y el vaciado del pecho materno.Esto conduce a una reducción de la producción láctea que podría condicionar un destete precoz». Debido a ello, el chupete debería relegarse -aseguran los pediatras- a situaciones aisladas, como cuando la madre está ausente, conduciendo, etc. 
  • 2️⃣ El segundo, el síndrome de confusión entre los diferentes modos de succionar el chupete y el pezón.
  • 3️⃣ El tercero, que en realidad el chupete no sea causa del destete, sino solo «un marcador de dificultades en la lactancia o de una escasa motivación para lactar».

Usar chupete reduce la probabilidad de muerte súbita

Según los expertos de la AEP, «se desconoce el mecanismo por el cual usarl chupete puede reducir el SMSL, o su falta de uso aumentarlo». Pero especifica que «la evidencia científica disponible ha mostrado una asociación» entre ambos factores, «sobre todo durante el sueño».

Por ello, se recomienda el uso del chupete, en particular los niños lactados de manera artificial y mientras duermen, hasta los doce meses de edad. Es durante ese primer año cuando es mayor el riesgo de SMSL, así como la necesidad del pequeño de succionar. 

Ventajas y desventajas del chupete

A continuación te detallamos algunas de los pros y los contras relacionados con el uso del chupete en los bebés.

Ventajas

  • Calman a los bebés. Algunos bebés son más felices y se sienten más relajados cuando tienen algo que chupar o succionar.
  • Ofrecen una distracción temporal. Los chupetes pueden ser útiles durante las inyecciones, análisis de sangre u otros procedimientos médicos.
  • Ayudan a los bebés a dormir.  Si tu bebé tiene dificultades para dormirse, el chupete puede ayudarlo a coger el sueño.
  • Ayudan a aliviar las molestias durante el vuelo. Los bebés no pueden regular por voluntad propia los cambios de presión del aire tragando saliva o bostezando. El uso del chupete les puede ayudar.
  • Reducen el riesgo del Síndrome de la Muerte Súbita del Lactante (SMSL). Distintos investigadores han descubierto una asociación directa entre el uso del chupete durante el sueño del bebé y un menor riesgo de padecer el SMSL.
  • Se pueden desechar. Cuando llega el momento de quitarle el chupete al bebé, puedes desecharlo. Si tu hijo luego empieza a chuparse el dedo, ya será más difícil romper con este hábito.

Deventajas

  • El uso precoz del chupete puede interferir con la lactancia materna. Chupar un pecho es diferente a chupar un chupete o un biberón, y algunos bebés son muy sensibles a estas diferencias. Algunos estudios sugieren que el uso temprano de tetinas artificiales está asociado a una disminución de la lactancia materna exclusiva, aunque no está del todo claro si las tetinas artificiales causan problemas en la lactancia materna o sirven como solución a un problema ya existente. 
  • Tu bebé puede volverse dependiente del chupete. Si tu bebé utiliza el chupete para dormir, quizá debas levantarte varias veces por la noche para calmar los lloros del bebé cuando se le cae de la boca.
  • El chupete puede incrementar el riesgo de infecciones en el oído medio. Aun así, las tasas de infecciones en el oído medio son generalmente más bajas desde el nacimiento hasta los 6 meses, cuando el riesgo de SMSL es mayor y cuando los bebés están más ‘interesados’ en los chupetes.
  • El uso prolongado del chupete puede conllevar problemas dentales. El uso normalizado del chupete durante los primeros años de vida no causa problemas dentales a largo plazo. No obstante, el uso prolongado del chupete puede causarle al bebé malformaciones en la dentadura.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad